Lamas, el sitio, el arte… la persistencia tequeña - La Voz de Guaicaipuro 102.9 FM

Recientes

martes, 17 de julio de 2018

Lamas, el sitio, el arte… la persistencia tequeña

Por: Manuel Almeida Rodríguez

Fue presidente del estado Miranda desde el 1 de marzo de 1921 hasta el 31 de julio de 1931
1er presidente del Estado Miranda que trabajó en Los Teques 
como Capital del estado Miranda entre 1927
(Imagen de: Leal, Ildefonso Comp. 
Los Teques Testimonio para su Historia Tomo II. 1997)
Corrían los años posteriores a aquel 13 de febrero de 1927 y la ciudad de Los Teques se acomodaba a su nueva condición de capital del Estado Miranda. José Rafael Luque, Gobernador que ejecutó esta mudanza, realizó un titánico re acomodo urbano, transformando un pueblo importante en el centro norte del país, gracias al Gran Ferrocarril de Venezuela y al afecto manifiesto de los andinos en el poder, pero aún mantenía cierta inocencia bucólica propia del siglo XIX. Era un reto entonces convertirla en una urbe representativa del estado con la importancia que ya tenía Miranda.

A principios de aquel año 27 La plaza mayor había cambiado su nombre de Guaicaipuro, como era conocida desde la instalación del Cantón en 1853, por el de Bolívar, en un homenaje urgente al Libertador, pues comenzaban los preparativos nacionales para el Centenario de su muerte, que ocurriría en 1930. Esto hizo evidente que la ciudad no tenía aun ningún lugar dedicado al padre de la Patria.

Así fue como la Plaza Bolívar se convirtió en el epicentro de una transformación vertiginosa de la cotidianidad tequeña. A su alrededor se construyó un palacio de gobierno, Las calles fueron pavimentadas y acondicionadas. Frente estaba la Catedral San Felipe Neri, y al lado de esta un solar que hoy es la Casa Parroquial, El Teatro Lamas y el edificio de Cáritas.

La iglesia se mantuvo en Pie hasta 1967 cuando los daños ocasionados por el terremoto de Caracas motivario su demolición e instalación de una nueva con una arquitectura y discurso liturgico moderno
Iglesia Catedral San Felipe Neri 
Fundada el 31 de mayo de 1790 
por el Párroco Manuel Antonio Fernández Feo.
Frente a la plaza Bolívar se encontraba la Catedral San Felipe Neri, con un pequeño terreno circundante que había sido dispuesto como cementerio pero que fue clausurado en 1853 por las autoridades del Cantón, se dispuso entonces para una pequeña gruta con la Virgen de Lourdes que se mantuvo hasta 1952 cuando se construyó la actual sede de la Casa Parroquial. La sede además no tenía un Campanario decente para los estándares de las iglesias de la época.

campanario001
Construcción del campanario
de la iglesia Catedral en 1932


Este solar tiene una trayectoria también interesante: Fue el primer cementerio de la parroquia, instalado por el padre Manuel Antonio Fernández Feo en 1780 poco antes de culminar los trabajos de la iglesia (Inaugurada el 31 de mayo de 1790). Así se mantuvo hasta el año de 1835, cuando las autoridades del Cantón lo decretaran inapropiado e insalubre al estar en pleno centro de la población.

Los trabajos de construcción del campanario fueron ordenados por el Gral. Evencio Luque. Hijo de José Rafael y heredero de su cargo como Presidente del Estado Miranda entre el 21 de julio de 1931 hasta el 31 de diciembre de 1935

LT Cronicas Ima021
Los trabajos de construcción del campanario
fueron ordenados por el Gral. Evencio Luque.
Hijo de José Rafael y heredero de su cargo
como Presidente del Estado Miranda
entre el 21 de julio de 1931 hasta el 31 de diciembre de 1935.

El camposanto fue mudado al sector de “Punta Brava”, donde
 hoy están las residencias Miraflores y el solar de la iglesia se convirtió entonces en un santuario de culto para la Virgen de Lourdes. Por su parte, lo que hoy es el Boulevard Lamas era un camino que bordeaba de forma sinuosa este solar y los separaba del terreno que hoy ocupa la Casa de la Cultura.

pasaje gomez002
Pasaje Gómez. Inaugurado 
por José Rafael Luque en 1930
Así se mantuvo el sitio hasta que el Gobernador Luque tomó los terrenos aledaños a la iglesia y construyó un Pasaje al que llamó “Gómez” en homenaje Juan Vicente Gómez, el hombre que tenía a “Venezuela metida en cintura”. Con este nombre se conoció a este sitio hasta mediados del siglo XX. El pasaje Gómez sería el segundo Bulevar de la ciudad pues el primero había sido construido por el Sr. Antonio Lilue en lo que hoy es la Calle Carabobo.

Casa de la cultura 3
Imagen reciente de la Casa de la Cultura
 de Los Teques
 inaugurada en 1952
Comenzando la década de los años 50, la próxima inauguración de la Carretera Panamericana (3 de diciembre de 1953), representaba un nuevo reto para la ciudad pues ampliaba las relaciones de Los Teques con Caracas y auxiliaba al Gran Ferrocarril de Venezuela que se encontraba ya en decadencia. Esto empujó la creación de diversos espacios públicos pensados para el crecimiento de la urbe. Un ejemplo de ello fue la inauguración en el año de 1952 de la Casa de la Cultura de Los Teques por el Gobernador Esteban Agudo Freitez.

La edificación era muy moderna y ambiciosa en cuanto a las expectativas culturales del momento con salas de concierto, ensayo y exposiciones, además del Teatro “Leoncio Martínez” y los murales del artista Luis Luksic. Eso marcó positivamente el ambiente cultural de la urbe tequeña, que continuó perfilando su espíritu creativo y creador. La planta física de este recinto del arte cubría parte del hoy bulevar.  Adicionalmente se levantaron unos locales comerciales que llegaron hasta la antigua Estación de servicio “5 de julio”.

Nace el Lamas como lugar cultural de la ciudad.
          
A finales los años 40 el Padre Ángel Pérez Cisneros, párroco residente de Los Teques, emprendió una campaña para la construcción de una nueva casa parroquial en los terrenos donde se encontraba la Gruta de Lourdes, ya que la anterior sede de las habitaciones y despacho de la curia se ubicaba en una pequeña casa entre la Calle Guaicaipuro y la Calle Ricaurte: donde hoy está la subida inicial de la Avenida Bolívar. Se recogieron entonces fondos especiales de la feligresía, de empresas y negocios existentes y aportes del ejecutivo nacional y regional.

El resultado de esfuerzos del Padre Pérez Cisneros fue una edificación de múltiples pisos y de arquitectura moderna. iniciada en 1952 e inaugurada el 12 de octubre de 1953. Esta contaba con una planta física de tres secciones que se mantienen hasta hoy.
Catedral años 60


En la avenida Bolívar está la casa parroquial y un dispensario médico. El edificio ubicado en el lado de la calle Ribas, fue inaugurado en 1955  -tal como lo había planificado el padre Pérez Cisneros- el Colegio “San Felipe Neri”, en homenaje al Patrono de la ciudad. Según los testimonios encontrados la primera directora fue la profesora Alida Utrera, destacando también las profesoras Olga padrón, Carmen Elena Domínguez de Chacín, Clara Materán de Corrales y Josefina Gamboa. El propio Ángel Pérez Cisneros dirigía las cátedras de música con clases de Teoría y solfeo, piano, violín, y además dirigía un Orfeón estudiantil.

Entre estos dos edificios fue fundada la “Sala de conciertos Lamas” en homenaje al Maestro José Ángel Lamas (1775-1814), un destacado compositor del barroco venezolano, autor de la obra “Popule Meus” una de las piezas más famosas y celebradas de la Semana Santa Criolla. Es comprensible que el Padre Cisneros, como músico y religioso se inspirara en Lamas y dedicara a este personaje y a este arte la vocación inicial del recinto; sin embargo, el equipamiento técnico de última generación fue proveído por Ramón Correa, un empresario que modernizó las salas de cine local y llegó a administrar varios edificios de la “Hechicera criatura” que era el cinematógrafo.
Lamas002
La sala de conciertos Lamas en 1960
         
Es así como, siendo la música su vocación primordial, El lugar se orientó hacia el llamado “séptimo arte”. Además,  como la sala nació con intereses religiosos y formativos tuvo un buen empuje inicial gracias a la feligresía cautiva desde el púlpito del cura.
        
Progresivamente la gente comenzó a reconocer la calle como “La del Lamas”,  quizás las viejas generaciones de tequeños no querían nombrar al Benemérito y las nuevas generaciones necesitaban construir sus propios símbolos en la ciudad. Lo cierto es que el “Lamas” entre la Casa de la Cultura y La Sala de Conciertos sería asumido como el epicentro cultural de la urbe capitalina.
Un lugar cambiante ante los vaivenes de la ciudad.
         
El Teatro Lamas es también la muestra de la influencia de las distribuidoras en el manejo de las proyecciones de cine y como las salas perdían autonomía. La inclinación inicial de corte familiar de una sala dirigida por la Iglesia, quedó en entredicho cuando la municipalidad envió un oficio al cura Donato Porras reclamando lo “Impropio” de algunas proyecciones, tal como se expone en la Circular A179/70 ubicada en el Archivo de la Curia Diocesana. En su respuesta el sacerdote interpelado expuso parte de la realidad de este negocio y como se encontraba en ocasiones sin posibilidad de tomar decisiones sobre lo que se proyectaba.
          
Poco después la parroquia prescindió de la administración y responsabilidades institucionales sobre el recinto y lo alquiló al empresario español Manolo Fernández, aunque con algunas condiciones:
La parroquia tenía la potestad de utilizar sus instalaciones los días sábado de 9 a 11 de la mañana para la proyección de películas de corte religioso y formativo para su feligresía.
Debían asignarse entradas de cortesía para los grupos juveniles que funcionaban en la Catedral; Se debía ofrecer en diciembre de cada año una colaboración económica espontanea adicional al alquiler.
Además de otros acuerdos y concesiones menores, el pago del alquiler se dirigiría directamente a la cancelación de una deuda que la parroquia tenía con los docentes del colegio San Felípe Neri.

Esta fue la misma época en la que el colegio fue mudado a su nueva sede en Punta Brava y el antiguo edificio sirvió entonces como sede de la Biblioteca Pública “Cecilio Acosta” que funcionó hasta ese momento en el sótano de la Casa de la cultura.

En 1981, Manolo Fernández abandona el sitio y el teatro sería asumido por Herminio Vieira y la empresa “Cines Vieira”, pero esto sería hasta 1985 cuando cierra definitivamente el lugar por no satisfacer las demandas económicas necesarias para su mantenimiento. Desde entonces comenzó a alterarse su estructura y reducirse el aforo para reformar el dispensario Cáritas, incluso algunas de las butacas fueron utilizadas para la atención a los usuarios del recinto de salud. Se dice que durante la construcción de esta ala aparecieron algunos restos del antiguo cementerio que se encontró en el sitio antes de 1835.

Aun después del cierre formal del teatro, en el Bulevar Lamas tuvo una vida muy activa promovida inicialmente por la Casa de la Cultura. El Antiguo Café perteneciente al Sr. Víctor fue regentado por Carlos “Cachucha” Arteaga quien además era un apasionado del juego de Ajedrez. Promovió entonces la instalación de unas mesas para el deporte ciencia que fueron administradas por varios poetas.

Luego, a principios de los años 90, el propio “Cachucha” Arteaga fundó junto a Benito Chapellín y otros aristas locales el Centro Cultural “Makana” cuya sede era el propio Boulevard, Fundado por Benito Chapellín y otros artistas, artesanos y cultores de la memoria que promovieron actividades vinculadas a la plástica, la música y las ya comunes mesas de Ajedrez. Luego se incorporó el dominó incorporando un componente de apuestas que terminó por hacer decaer el sitio de su idea inicial.
Benito Chapellin
Benito Chapellín. 
Pintor y escultor Tequeño 
en la década de los 80

Junto al Centro Cultural Makana, en los años 90 nació otro grupo de jóvenes vinculados a la Parroquia y con influencias de la teología de la liberación que fundaron el Centro Cultural “Monseñor Arnulfo Romero” o CECUMAR por sus siglas. Este fue el epicentro de una serie de movidas culturales y políticas que tuvieron un profundo impacto en la ciudad como lo fue La Toma de la Casa Michelena, Las “Okupas”de la calle Guaicaipuro y las reuniones de la “Policía Contra el Hambre”, entre otros. El grupo fue fundado por Aura Rosa Batista, Aura Elena Álvarez, Armando Castillo y Francis Ramírez. Luego se integraron Andy Cárdenas, Álvaro Ferreiro, Jesús López, Noel Ojeda y Manuel Almeida.

En ese tiempo, a principios de los años 90, se instaló también la Escultura de La madre de nuestro Maestro escultor Edgar Corrales, que se convertiría en una referencia de encuentro para todos los artistas. Músicos, teatreros, artesanos y jóvenes de la “Fauna crepuscular” y las diversas tribus urbanas que habitan en los Teques. También son famosas las tomas culturales que se realizaron en el año 97.

Los cuentos de “El Lamas”

El Poeta Pablo Molina tiene algunos cuentos: El “Informe Epifanía” una actividad organizada en abril de 1997 por y para el poeta Pablo Molina, junto con un grupo de teatreros, músicos y artistas plásticos en su búsqueda permanente e irreverente de los amores ajenos y perniciosos. Ahí también Pablo y Casagua Aguilar encontraron al Diablo y el poeta llegó e impartió talleres literarios con sesiones a vuelo de café.
          
De los 90 en el Boulevard se recuerda a Ulises Materán y sus peleas de Gallo, a Pilita y sus perros, las presentaciones de Masara que hizo Douglas Regalado o el “Credo” de Aquiles Nazoa declamado por Luis Landáez. Del bulevar son también las bebidas con maldad de Leonardo Vivas Marchena, uno de los mejores y más polifacéticos músicos de la ciudad que hoy tiene el sitio “Clandestino” donde persiste en su afán de hacer cultura y música de la buena.   

En el año de 1997 la fauna tequeña logro la proeza de pervertir este sitio sagrado. La cosa fue en el Marco del Festival Internacional de teatro, que tendría como sub sede a Miranda. Esta fue la excusa para que los teatreros del momento, armaran el “Cine Apolo Festival”, un pequeño bar en el sótano de la Casa de la Cultura que se convirtió en un sitio de bohemia y encuentro con una poesía corporal y literaria de violencia, sombras y oscuridades cómplices que fue ideado, promovido y ejecutado por Umile Escalante y Susana Diaz. 

Hoy aun se recuerda el lugar en las aventuras tequeñas del momento. También el azar fue protagonista en el Lamas cuando el Grupo Cerrado Teatro Presentó la obra creada por Oswaldo González: Indagaciones sobre el Azar impacto en la vida culturosa de los tequeños y las tequeñas. Del Bulevar entonces son noches y noches en las que hombres y mujeres armaron, desarmaron y rearmaron un mundo propio.
          
Luego del cierre del teatro, se hicieron varios intentos por su recuperación física, todos ellos infructuosos hasta el año 2003, cuando un grupo de teatro llamado “Fénix”, fundado por José Medina y Geira González solicitó a la parroquia ocuparse del lugar, sin recursos, pero con muchas ganas de hacer teatro. En el grupo y en los trabajos artesanales y autogestionarios de recuperación participaron también: Lucía Ruiz, John Ávila, Jonathan González, Mary Génesis Niño y Gabriel Yánez, entre muchos otros actores y actrices, asumieron el reto de mantener viva la sala, recuperando sillas, luces y parte de la infraestructura con gran esfuerzo y dedicación. Es necesario decir que luego no fueron tomados en cuenta para los planes posteriores de restauración llevados por la alcaldía. 

Aunque no es un intento de desmeritar el importante logro de la institución por la recuperación física del lugar para la ciudad, es necesario reconocer también el esfuerzo de estos teatreros y teatreras que se echaron literalmente al hombro el proscenio de este importante patrimonio cultural de nuestra localidad. Así como otros jóvenes que han asumido por voluntad propia la recuperación de los espacios abandonados y luego son excluidos por las instituciones.

En el año 2015 La Alcaldía del Municipio Guaicaipuro llevada entonces por Francisco Garcés, estableció un convenio de comodato con la Parroquia e inició en ese momento y de manera definitiva los trabajos de recuperación del lugar, con nuevos sistemas de sonido, nuevas butacas y un nuevo diseño que intentaba recuperar para la audiencia el espacio cedido a las dependencias de salud 30 años antes. Los resultados serían presenciados por la población en octubre del año 2016 cuando el nuevo Teatro Lamas sirvió de sede para la inauguración del 3er Festival de teatro de Los Teques.

El viernes 27 de octubre de 2017, en el marco de la inauguración del 4to Festival de Teatro de Los Teques fue inaugurado el “Café Lamas”, un proyecto llevado adelante por una EPS Homónima integrada por Zorelis Figueroa, Jackson Da Costa y Salvador Aguilar -Hijo de nuestro querido “Chito Aguilar”-. Luego, en febrero del año 2018 este café fue asumido directamente por la Alcaldía del Municipio Bolivariano de Guaicaipuro, llevada ahora por Wisely Álvarez, a través de la fundación “Somos Guaicaipuro” dirigida por Joquely Sandoval y Elvis Linares manteniéndose en servicio hasta la presente fecha.

#LaVozDeGuaicaipuro

Post Bottom Ad

Responsive Ads Here

Pages