▶️Benedetti visto "desde los afectos"✔️


Por: Rocío Cazal
rociocazal@gmail.com

¿Quién no ha leído ni se ha enamorado con poemas tan sublimes como Hagamos un trato, Táctica y estrategia, Desde los afectos o No te salves? Mario Benedetti hizo lo suyo con el amor hecho versos y, así, más de un enamorado empedernido aprovechó esa musa del uruguayo para dedicar cualquiera de sus poemas a la mujer amada. Y viceversa.

Sí, Benedetti, quien hubiera cumplido 100 años el 14 de septiembre de este 2020, fue un escritor diversificado y universal muy querido, leído y respetado en todas las latitudes. No en vano, grandes como el también desaparecido José Saramago, le rendían pleitesía por la brillantez de sus letras y su calidad humana.

“Era un carácter humano extraordinario… En Uruguay coincidimos y recordábamos cosas, contábamos chistes… Era muy abierto, yo casi diría que Benedetti no guardaba rencor a nadie… Siempre ha vivido en positivo y es bueno porque, en tiempos de pesimismo como son éstos, su lección es que siempre hay la posibilidad de pensar que algo puede cambiar: trató de cambiar las cosas que estaban mal, lo que era injusto. Su vida es un ejemplo”, dijo Saramago a EFE cuando murió el periodista, poeta y dramaturgo uruguayo sin saber que un año después él también dejaría esta vida.

Amante de las cosas fuera de moda

“Él siempre dijo que se sentía más poeta que otra cosa”, dijo hace más de una década la biógrafa del escritor, Hortensia Campanella. De hecho, él siempre creyó “en la vida y en el amor, y en la ética y en todas esas cosas tan fuera de moda”, como se definió en septiembre de 2004 cuando bautizó su libro Memoria y esperanza.

Tan grande fue Benedetti que algunos de sus poemas no quedaron sólo en escritos, también se convirtieron en canciones en las voces de más de 40 artistas, como en el disco que hizo Joan Manuel Serrat en 1985 llamado El sur también existe, en el que le puso ritmo a Defensa de la alegría, Currículum, Hagamos un trato, Una mujer desnuda y en lo oscuro y el grandioso Los formales y el frío, por nombrar algunos.

“Su poesía toca directamente el corazón de la gente”, dijo el cantautor catalán en su momento.

Daniel Viglietti también hizo lo suyo con el CD A dos voces, en el que las letras fueron leídas por el propio Benedetti y entonadas por el cantautor uruguayo.

Y así Luis Pastor también le puso ritmo a Vamos juntos; Pedro Guerra a Los poetas; Rosa León a La secretaria ideal y Guardería; y Nacha Guevara a Te quiero que, con su voz mezzo-soprano, resultó un éxito mundial.

También sus letras llegaron al séptimo arte, como los poemas que se usaron en El lado oscuro del corazón y más allá aún: La Tregua, referente de la novela latinoamericana traducida en 20 idiomas, con más de 140 ediciones, fue elevada a película, en 1974, por el director argentino Sergio Renán.

De hecho, el realizador uruguayo Ricardo Casas no pudo dejar a un lado la vida de este gran poeta, a quien consideró “tan famoso y a la vez el más humilde”, y en 2004 estrenó el documental Palabras verdaderas.

La voz de millones de personas

Más allá de la poesía romántica, Benedetti también se acercaba muy bien a sus lectores con la prosa a través de cuentos, novelas y ensayos que desarrolló durante unos 60 años.

Y fueron más de 80 sus obras que abordaban no sólo temas amorosos, de esperanza y desasosiego sino también con contenido social como la injusticia y el compromiso con los más débiles.

Entre sus grandes obras están Montevideanos (su primer texto narrativo), Gracias por el fuego, El escritor latinoamericano y la revolución posible, La muerte y otras sorpresas, Con y sin nostalgias, Primavera con una esquina rota, El país de la cola de paja y Buzón de tiempo, entre otras.

“Benedetti estaba convencido de que las cosas podían ser mejor, que siempre hay la posibilidad de pensar en que las cosas pueden cambiar para bien. Debemos seguir su ejemplo’’, expresó la escritora mexicana Laura Esquivel al momento de su muerte.

Hasta el expresidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, lo definió también como “uno de los escritores que mejor ha entendido la fuerza transformadora de la literatura y su capacidad para cambiar el mundo. Benedetti ha conseguido que su voz sea la de muchos y que millones de personas nos hayamos reconocido en sus versos y en su lucha”.

No en vano, su obra fue reconocida al recibir el título de Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Montevideo en 2002, y con galardones como el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (1999), el Premio Iberoamericano José Martí y el Internacional de Literatura La Cultura del Mar (ambos en 2001), así como el Premio Internacional Menéndez Pelayo (2005), entre muchos más.

También le concedieron el título de Doctor Honoris Causa de las universidades de Alicante, de Valladolid y de La Habana (los tres en 1997), así como de la Universidad de la República en Montevideo (2004) y de la Universidad de Córdoba (2008).

Igualmente obtuvo el Premio Internacional Menéndez Pelayo, en España, (2005) y la Medalla Pablo Neruda, en Chile, ese mismo año, además del Premio Bartolomé Hidalgo a su trayectoria literaria en 2007.

Su última aparición pública fue, de hecho, en diciembre de 2007, cuando Benedetti recibió el Premio Alba en la categoría Letras y fue condecorado con la Orden Francisco de Miranda, grado “Generalísimo” en su primera clase, por parte del entonces presidente Hugo Chávez, en la Universidad de la República, en Montevideo.

Para ese entonces, Chávez lo catalogó como “icono de la izquierda latinoamericana” por su compromiso ético y social. Y realmente lo es: como para Benedetti “El olvido está lleno de memoria”, para sus seguidores él siempre estará en el recuerdo colectivo.


Si quieres recibir en tu celular este y otros artículos descarga Telegram, e ingresa al link https://t.me/lavozdeguaicaipuro2 y dale click a Unirme.
#LaVozDeGuaicaipuro / #EnciendeTuVoz
@COPYLEFT / TODOS LOS ERRORES RESERVADOS

Share this:

 
Copyright © La Voz de Guaicaipuro 102.9 FM. Designed by OddThemes