Para que la victoria sea nuestra ¿Por dónde empezar? - La Voz de Guaicaipuro 102.9 FM

Recientes

miércoles, 13 de febrero de 2019

Para que la victoria sea nuestra ¿Por dónde empezar?

Platos del Diablo
Wuaraira Repano
Por Henys Peña (11-02-2019).

Estos días, están plagados de las más graves acciones contra la independencia, soberanía y autodeterminación de los pueblos, desde Palestina al Caguan, de Río de La Plata a Kabul, de Chiapas a Sonsinate, potencias imperialistas y su industria militar, acompañados por un lado de lacayos y serviles, pero no menos por otro, de gobiernos y organizaciones enfermos de la más supina ignorancia se han unido en "santa cruzada" ya no contra el comunismo. Así las cosas un pequeño país al norte de Suramérica pasó a ser el campo de batalla, por un lado de los poderosos y sus cómplices y por la otra de los sedientos de libertad, la mas brutal guerra se ha desatado ya, se cuentan por miles las bajas y los medios de "comunicación" sirven el festín.

Así las cosas, ponemos en perspectiva lo que ya venimos diciendo desde nuestro colectivo desde hace tiempo, aun habiendo concitado la solidaridad con la voluntad del pueblo Bolivariano, solo podemos depositar nuestra fe en nuestros propios esfuerzos, nuestras propias acciones, la victoria será de todos, pero la lucha es nuestra.

El diablo está en los detalles... el trabajo menudo, sencillo, cotidiano… en la cola del banco se queja mi amigo y camarada que hay pocos cajeros; él, como yo, anda escapado de la oficina, así que tenemos cierto apremio, pero recuerdo, él es cajero en Hidrocapital y pregunto ¿Quién atiende tu caja, mientras estás aquí?, su respuesta ilustra bien porqué la cola en la que estamos es tan larga, como la que hay para pagar el agua... “¿Mi caja?, mientras no estoy queda cerrada ¿o tú crees que hay suplentes?”.

La revolución viene desde dentro… solo transforma el que se transforma, y a muchos de nosotros ya viejos, la fuerza de la costumbre nos gobierna mejor, que la del imperialismo... Mi amigo en un Consejo Comunal, me dice ya cansado “es que esa gente no cambia, no hay manera, no hay por dónde, allí no sirve asamblea, ni hay bono o Clap que valga…” me pregunto ¿qué hacemos entonces? ¿salimos corriendo?, llega la hija de la señora que dio pie a los comentarios de mi amigo, que se quiere incorporar a la milicia, animada, no le gusta la política, pero le atrae el uniforme... y recuerdo ¿Cuántos de nosotros llegamos al ´partido´ tras una muchacha, o por las llamativas banderas rojas?, derrotar la fuerza de la costumbre es vencer también la creencia en que hay un método único, universal e infalible para todos, y como este no falla, la que falla es “la gente”, pues no compañeros, es nuestra la tarea, no la van hacer por nosotros, y la tarea es ganarnos a los que se han alejado, a los que nunca se han acercado, y para eso hay que ir por ellos, con nuevos bríos, y nuevos métodos, con creatividad, pero sobre todo con firme ternura.

Cada quien que asuma lo que le corresponda, pero en colectivo… recuerdo la larga discusión con un poeta amigo, sobre el uso de los sistemas de siembra hidropónica, las variedades de vegetales fáciles de cultivar, luego de un par de largas horas, ya unos expertos en siembra hidropónica, salimos al terreno del poeta, y agarramos las primeras semillas que se nos atravesaron, unas de auyama, guardadas por casi un año, y nos pusimos a sembrarlas, al llegar la mamá, le preguntó por las semillas (esas señoras son adivinas), orgullosos informamos “sembramos las 300 semillas en grupitos de tres, ahí están marcados los lugares…” y la mamá con cierto desespero respondió “mijito, usted es poeta, escriba, escriba, que hasta bonito le queda, déjeme eso de la siembra a mi y a su hermano, o aprendan a hacer bien las vainas antes de desperdiciar las semillas. Esas que usaron eran para tostarlas, porque luego de pasar por la nevera muy pocas germinan”, asumamos compañeros hacer lo que sabemos, y aprender lo que debemos.

Así que la victoria será nuestra, si hacemos bien, lo que debemos hacer, cuando podemos hacerlo, por qué sabemos hacerlo, como la gota que rompe la roca, no por su fuerza, sino por su constancia.

@COPYLEFT / TODOS LOS ERRORES RESERVADOS #Henys

#LaVozDeGuaicaipuro

Post Bottom Ad

Responsive Ads Here

Pages