LECTURA AL AZAR: LIBRO "DESPUES DEL TUNEL"

A mis nietas y nietos que lo han de leer
A mi bisnieta abyayala próxima a nacer

DON MIGUEL DE UNAMUNO

El escritor salamanqués Don Miguel de Unamuno trabajó la metáfora lectura al azar para referir esos textos llegados a nuestras manos por diversas razones, cuando estamos ante un trabajo lectural investigativo previamente organizado, con propósitos que pueden ir del interés literario hasta la formalidad académica. Creemos que los libros son entes vivos. Textos, lecturas que se hallan en distintos espacios bibliográficos tienen una dinámica misteriosa, un moverse sinuoso en el mundo del conocimiento, de las ideas, de aprendizajes, investigaciones… la vida; poseen maneras de llegar a uno que pueden suscitar anécdotas no pocas veces vinculadas al asombro. Así el gran Unamuno da cuenta de esos libros o lecturas que se nos atraviesan en un campo lectural de una manera asaz traviesa, para dejarnos una experiencia conmovedora y que de alguna o muchas maneras ¡siempre asombrosas! nutre lo que organizadamente estamos leyendo.

CUADRO DE VINCENT VAN GOGH
Nos dimensiona el espacio dejado por el libro Después del Túnel escrito por Diego Salazar. Una edición del Fondo Editorial IPASME de julio 2009 que nos llega a pocos días de conmemorarse 45 años de un hecho que conmovió a la política de nuestra Pacha Mama y dejó una honda huella en la militancia de izquierda en nuestro continente Abya Yala; se trata de la evasión de 23 prisioneros políticos de la cárcel militar llamada Cuartel San Carlos -hoy transformada en un Museo- hecho acaecido el sábado 18 de enero de 1975. Referir este libro a la luz del tiempo en que ocurrieron los hechos y al momento en que fue escrito el testimonio (no tan distantes ambos acontecimientos) atraviesa por emociones personales entrecruzadas por visiones subjetivas extraordinarias, asaltadas por la memoria puesta en realidades de una Venezuela oprimida por los gobiernos de la Cuarta República (1958-1998) y la –sin lugar a la menor duda- heroica resistencia y confrontación que ofrecieron no pocos venezolanos y venezolanas a la más abominable y brutal represión que el pueblo venezolano haya sufrido en su historia republicana, en particular, porque la ignominia se perpetró en nombre de la democracia.

Además de decir que se trata de un libro fuera de serie, en el sentido coloquial a que nos acostumbraron en buena lid los narradores deportivos, también se trata de un libro fuera de género y de todo catálogo en el sentido bibliográfico del término. No dudamos en afirmar que se trata de un escrito circunscrito al género testimonio, si a literatura vamos, pero las dimensiones que cobra como obra humana rebaza cualquier categoría. Es un libro para mil lecturas y una más. A todo o toda joven que se le quiera aprender -a profundidad humana- el amor a esta Patria de pasado sufrido y heroico, se le debe recomendar la lectura de esta obra (no es exageración ni baja lisonja utilizar la hipérbole: monumental). Además, y muy importante: se trata de un escrito político merecedor de infinidad de trabajos de investigación en los que la más profunda y amorosa hermenéutica continúe la tarea –revolucionaria ante todo- de mantener su poderosa advertencia al porvenir.

En un salpicón de valores que esta obra comprende y pudiéramos anotar están;
… un trabajo periodístico importante y original, si tomamos en consideración las condiciones carcelarias y de represión en que se realizó y el tiempo utilizado;
… el estudio político testimonial realizado a la situación de aquella Venezuela ofendida y reprimida por una pandilla de mafiosos y sus cómplices, trepadores de las arcas del poder y las instituciones a través del crimen y toda clase de violaciones de los derechos del pueblo;
… la muy grave denuncia de la situación carcelaria en general habida entonces en el tratamiento a los llamados presos comunes;
… la denuncia lacerante del sistema de justicia que imperó en la IV República legitimando al “guapo y apoyao”, a la desaparición forzada de personas, a las ejecuciones extra-judiciales, a la criminalización de la protesta popular, a la instauración de una administración que sólo favorecía a las clases dominantes, entre otras aberraciones;
… la reivindicación de la militancia política de izquierda organizada y en la calle resistiendo y combatiendo a los enemigos del pueblo;
… la defensa y reivindicación de los presos políticos enfrentados a la Cuarta República como una dimensión organizada, moral y políticamente para continuar la lucha revolucionaria aún en adversas condiciones, como una metáfora espiritual oculta y resistiendo en las luchas de la revolución, denunciante de las atrocidades cometidas contra el pueblo venezolano;
… la denuncia de la desastrosa e inmoral situación de los cuerpos policiales y militares de la época, entre quienes se encontraban asesinos, torturadores, violadores de los más elementales derechos humanos;
… la exposición y despliegue de un concepto de libertad que rebasa la filosofía y postulados de la revolución francesa y se coloca en una definición revolucionaria y socialista de libertad desde una perspectiva clasista, estrechamente vinculada a la responsabilidad de tener una conciencia revolucionaria siempre en favor del pueblo;
… la reivindicación del concepto de irreductibilidad de la actitud revolucionaria y la evidencia de una práctica diaria de valores socialistas entre compañeros y compañeras que transitan una misma lucha y un mismo destino aún en condiciones de reclusión, siempre problematizada por la tendencia militante que los asistiera, actitud que a su vez denuncia unitariamente la guerra de la oligarquía contra el pueblo;
… la significación de un subjetivo concepto de paz ligado a la dinámica del proceder revolucionario, íntimamente vinculado a las victorias populares en la lucha, sin las cuales la paz no es más que un palabrerío con el cual las oligarquías oprimen y manipulan a los pueblos.
… estas acciones militantes contribuyeron a debelar el rostro hegemónico represivo oculto en la cotidianidad social e instalado por grupos oligárquicos, cipayos politiqueros y las fuerzas imperiales con la careta de una supuesta democracia de formalidades hipocritas que merecen permanente y severa reflexión acerca de la manera de concebir el diálogo y las relaciones entre el Estado, el gobierno, las organizaciones políticas y el pueblo, que nos ubica en la perspectiva de que aquellos abominables hechos jamás vuelvan a suceder en Venezuela.

¿Por qué se luchó en esta Patria y se continúa luchando? Parte de las posibles interrogantes que genera esta pregunta están dimensionadas en este libro para despertar la avidez de investigación, indagación, conocimiento que debe gravitar siempre en beneficio de la memoria, de la educación política y del pueblo. Más que las respuestas posibles de encontrar en sus letras, planteamientos y testimonios  –en el entendido de que las respuestas están muy enraizadas en la práctica- están por igual las proximidades a la verdad (siempre ocultada por los grupos oligárquicos), los fortalecimientos a las luchas actuales y del porvenir, la inconmensurable reivindicación de ese pasado histórico que, parafraseando al apóstol cubano José Martí en su metáfora dedicada al sol y a nuestro Libertador Simón Bolívar, se trata de un proceso político que teniendo sus manchas como toda acción humana que busca favorecer lo humano, hay que mirarle la extraordinaria luz que continúa irradiando en el crisol de las luchas del pueblo venezolano.

Por ahora nos queda destacar la conmemoración que este libro encarna: el 18 de enero de 1975; Genio sin ninguneos posibles, heroicidad sin límites, sentido del sacrificio, entrega, esfuerzo humano, muy humano, desprendimiento total a la Patria y muchas otras increíbles particularidades que jamás podrán celebrarse sin cumplir antes lo que como deber, este libro, su autor y quienes participaron en su edición hicieron: denunciar el terrible sufrimiento de un pueblo sometido por un puñado de lacayos y asesinos, al servicio de la doctrina del Departamento de Estado del gobierno de los Estados Unidos. Y además, Diego Salazar y el equipo que lo acompañó en la edición original, lograron un enjambre de altura literaria significativa, tanto que el libro despliega en uno de sus pasajes, una estupenda discusión o foro, de no menor tesitura, acerca de las posibles formas de escribir, relatar o contar la experiencia revolucionaria, también conceptuada en la discusión como literatura revolucionaria o proletaria, enfrentada a una llamada literatura de la conciliación. A este instante del texto, uno de los prologuistas: Domingo Alberto Rangel, dedica elogios significativos, sorprendido sobre todo, del profundo conocimiento que tenían del tema aquellos militantes.

Hay objetos que nos llegan como un mensaje del más prístino amor y se transforman en sujetos del cariño más profundo que podamos tener; este libro –producto de la historia de luchas del pueblo venezolano- trae un mensaje de profundo amor, venido del enfrentamiento contra lo más terrible que podamos librar los ser humanos: el acoso a su dignidad, el maltrato a su decoro, la traición a su Patria y la deshonra a su pueblo. Haberlo testimoniado de esta manera es un acto de suprema humanidad que este afán de cuero seco llamado pueblo venezolano siempre sabrá agradecer.


Fuente: http://laguaridadeldruida.blogspot.com/2020/01/lectura-al-azar-libro-despues-del-tunel.html

#LaVozDeGuaicaipuro
#EnciendeTuVoz

Share this:

 
Copyright © La Voz de Guaicaipuro 102.9 FM. Designed by OddThemes