La educación como ciencia, arte y continuo humano

escuela-freire-bolsonaro-brasil-6
Henys Peña (14/11/2019)

Reflexionar sobre la educación como ciencia, arte y continuo humano, con Paulo Freire y su libro Pedagogía de la autonomía como telón de fondo (1), es además de un reto, el tipo de placer que la vida depara a un docente / discente.

El arte de enseñar. La didáctica.

Ni una sola vez hace mención de las palabras “arte” o “didáctica” Freire en la obra antes referenciada, adjudicar esto a un hecho azaroso y no a las firmes y profundas ideas del maestro, sería un acto cuando menos irresponsable.

La didáctica definida como “Arte de enseñar” por la Real Academia Española, tiene por acepción más generalizada “Parte de la pedagogía que estudia las técnicas y métodos de enseñanza”, siendo que pedagogía se define como “Ciencia que se ocupa de la educación y la enseñanza, especialmente la infantil”, poco queda de arte al enseñar, menos a la didáctica, a las que el silencio de Freire le da una estocada certera.

Sobre lo que si nos ilustra desde el mismo capítulo primero Freire, al titularlo “No hay docencia sin discencia”, es sobre el para que escribe:

“Debo dejar claro que, aunque mi interés central en este texto sea el de considerar saberes que meparecen indispensables a la práctica docente de educadoras o educadores críticos, progresistas,algunos de ellos son igualmente necesarios para los educadores conservadores. Son saberesdemandados por la práctica educativa en sí misma, cualquiera que sea la opción política del educadoro educadora” (Pág. 8).

El arte de aprender. la naturaleza humana.

Podríamos bien decir, el arte de enseñar, o de enseñar y aprender, o como los afirma Freire “Quien enseña aprende al enseñar y quien aprende enseña al aprender… Enseñar no existe sin aprender y viceversa y fue aprendiendo socialmente como, históricamente, mujeres y hombres descubrieron que era posible enseñar” (Pág. 8), así es el aprendizaje, o el aprender, el que mostró el camino “Cuando vivimos la autenticidad exigida por la práctica de enseñar-aprender participamos de una experiencia total, directiva, política, ideológica, gnoseológica, pedagógica, estética y ética, en la cual la belleza debe estar de acuerdo con la decencia y con la seriedad” (Pág. 9).

Estamos hablando de un fenómeno multidimensional, integrado, e integrador, no solo que responde a la “naturaleza humana”, que para Freire es; igualdad, esperanza, problematización y rebeldía, dotada de legítimos intereses, a lo que serles leal.

La educación pluridisciplinaria. Holística.

Tampoco habla ni una sola vez Freire de la educación pluridisciplinaria ni de la holística, no lo hace en brasileño, su lengua natal y en la que se escribe originalmente el texto, por lo que es otro silencio que dice mucho más de lo que calla.

Pero si se detiene a reflexiona sobre:

“De la misma manera en que no puedo ser profesor sin sentirme capacitado para enseñar correctamente y bien los contenidos de mi disciplina tampoco puedo, por otro lado, reducir mi práctica docente a la mera enseñanza de esos contenidos. Ése es tan sólo un momento de mi actividad pedagógica. Tan importante como la enseñanza de los contenidos es mi testimonio ético al enseñarlos. Es la decencia con que lo hago. Es la preparación científica revelada sin arrogancia, al contrario, con humildad. Es el respeto nunca negado al educando, a su saber "hecho de experiencia" que busco superar junto con él” (Pág. 32).

Con ello hace de la enseñanza un acto “testimonial”, cargado de sentido ético y humildad, con un riguroso conocimiento de la disciplina.

Praxis: Unidad de la teoría y la práctica

En cuanto a “La reflexión crítica sobre la práctica se torna una exigencia de la relación Teoría/Práctica sin la cual la teoría puede convertirse en palabrería y la práctica en activismo”, no habla de praxis Freire, pero la aborda desde esta relación “Teoría/Práctica”.

Dota a esta relación de un profundo compromiso, vinculado estrechamente a la reflexión crítica, así configura un triangulo, en el que teoría y práctica, llevan como equilibrio la reflexión crítica, porque “Antes incluso de leer a Marx yo ya me apropiaba de sus palabras: ya fundaba mi radicalismo en la defensa de los legítimos intereses humanos” (Pág. 39).

Personas más personas

A partir de esta unidad de teoría y práctica - reflexión crítica se configura un compromiso radical con la humanidad, en esto es contundente de principio a fin, al cerrar con esta reflexión:

Estoy convencido, sin embargo, de que el rigor, la disciplina intelectual seria, el ejercicio de la curiosidad epistemológica no me convierten por necesidad en un ser mal querido, arrogante, soberbio. O, en otras palabras, no es mi arrogancia intelectual la que habla de mi rigor científico. Ni la arrogancia es señal de competencia ni la competencia es causa de la arrogancia. Por otro lado, no niego la competencia de ciertos arrogantes, pero lamento que les falte la simplicidad que, sin disminuir en nada su saber, los haría mejores personas. Personas más personas” (Pág. 45).

Referencia bibliográfica:
(1)  Freire Paulo, Pedagogía de la autonomía, Paz e Terra S.A., Sao Paulo, 2004.

@COPYLEFT / TODOS LOS ERRORES RESERVADOS
#Henys
Fuente: http://www.henys.info.ve/2019/11/la-educacion-como-ciencia-arte-y.html


#LaVozDeGuaicaipuro
#EnciendeTuVoz

Share this:

 
Copyright © La Voz de Guaicaipuro 102.9 FM. Designed by OddThemes