De la carta de Jamaica al Congreso de Angostura


Por Henys Peña (19-02-2019).
En respuesta a la invitación de la Casa Nacional de las Letras “Andrés Bello”, con cierta conspiración por parte de mi amigo Manuel Almeida, trabajamos la siguiente línea discursiva.
Carta de Jamaica
Lo primero que merece especial mención sobre la Carta de Jamaica es que gracias al investigador ecuatoriano Amílcar Varela Jara, pudo hacerse público, en 2014, el documento original, encontrado por este en el Fondo Jacinto Gijón, del Archivo Histórico del Banco Central del Ecuador, en Quito, autenticidad corroborada por un equipo de especialistas.
Esta es una invitación para ratificar una afirmación que escuché por primera vez en las clases de introducción a la Maestría en historia, del Centro Nacional de Estudios Históricos “no hay tema de investigación agotado, lo que hay es investigador agotado”, imaginen Amilcar Varela Jara al ver el original de la Carta de Jamaica en sus manos, doscientos años después de haber sido dictada por el Libertador.
Lo cierto es que el Libertador dicta esta carta el 6 de septiembre de 1815 (en Kingston, capital de Jamaica, para entonces colonia británica), como respuesta a otra misiva de Henry Cullen, comerciante jamaiquino de origen británico residente en Falmouth, cerca de Montego Bay.
En medio de las más calamitosas dificultades, a mediados de 1812 ha caído la primera república, tan solo un par de años después la Campaña Admirable ha tenido por desenlace una terrible estampida. Acorralado por las fuerzas realistas al oriente de Venezuela, el Libertador parte a Cartagena de donde también debe huir derrotado, herida de muerte la segunda república.
Entre sus 29 años y 31 años se han puesto a prueba sus convicciones y ya definitivamente no es el joven agitado y agitador de la Sociedad Patriótica.
Expone en la carta las razones que provocaron la caída de la segunda república, bajo el título “Contestación de un Americano Meridional a un caballero de esta Isla”, pone en escenario el deseo de atraer a Gran Bretaña y al resto de las potencias europeas a la causa independentista.
No nos detendremos a analizar las reformas introducidas por los Borbones, ni las reacciones de parte de la élite criolla, tampoco el ejemplo dado ya por las trece colonias británicas en América del Norte, que han dado origen a los Estados Unidos, o la revolución francesa o el maestro Simón Rodríguez.
Si resaltaremos que Bolívar es influido por la obra de Montesquieu, y recurrirá a “El espíritu de las leyes” para definir posturas sobre el futuro y presente de los pueblos sudamericanos.
Empieza Bolívar a concebir a partir de los hechos, su propia teoría de la “liberación nacional” y para el momento en que los británicos finalmente acceden al llamado de Bolívar, preferirá la ayuda de Haití, ayuda que será menos comprometedora y más a fin a sus ideas y proyecto.
Afirma Bolívar, «todo lo que formaba nuestra esperanza, nos venía de España, pero ahora sucede lo contrario… y se nos quiere volver a las tinieblas… ya hemos sido libres, y nuestros enemigos pretenden de nuevo esclavizarnos».
Congreso de Angostura
El Congreso de Angostura, se instala el 15 de febrero de 1819. En medio de la guerra de independencia de Venezuela y de la Nueva Granada. Las palabras del Libertador están recogidas en el Discurso de Angostura publicado en el Correo del Orinoco, números 19, 20, 21 y 22, publicado del 20 de febrero al 13 de marzo de 1819.
Seis meses antes de la batalla de Boyacá, se reunieron representantes de las provincias de Caracas, Cumaná, Margarita, Barinas, Barcelona y Guayana, por Venezuela, y de la provincia del Casanare por las Provincias Unidas de la Nueva Granada (las provincias venezolanas de Coro y Maracaibo aún permanecían bajo el dominio de los realistas).
Conclusiones
Hay señales inequívocas de que el Libertador ha logrado consolidar su poder y unir bajo su mando a las fuerzas independentistas, antes dispersas, el congreso mismo es un acto de su voluntad política, y la Constitución de Angostura estará marcada por su pensamiento:

  • Cundinamarca será conocida como La Nueva Granada y su capital, hasta entonces Santa Fe, se llamará Bogotá.
  • La capital de Quito será Quito (aún bajo dominio español).
  • La capital de Venezuela será Caracas.
  • La capital de la Gran Colombia será una nueva ciudad, con el nombre del libertador “Bolívar”, cuya ubicación deberá ser determinada posteriormente.
  • Se crea la República de Colombia, y la figura del presidente para gobernarla.
  • Se crea la figura del vicepresidente, para suplir las ausencias del presidente.
  • Cada Departamento contará con un vicepresidente (Venezuela, Cundinamarca y Quito) también se llamarían Vicepresidentes.
  • Se ratifica el título de "Libertador" y su retrato se expondría en el salón de sesiones del Congreso con la frase "Bolívar, Libertador de Colombia y padre de la Patria".
  • El presidente y vicepresidente se elegirían con voto indirecto, pero para efectos de empezar, el Congreso los eligió de la siguiente forma: Presidente de la República: Simón Bolívar, Vicepresidente Francisco de Paula Santander.
  • Al final de las sesiones, el Congreso acordó que se reuniría nuevamente en Cúcuta, en enero de 1821, para expedir la nueva constitución.
Todas estas decisiones no son meros cambios cosméticos, reflejan la organización republicana, la apuesta a la unidad y garantías ciudadanas.
En agosto Bolívar continúa su tarea libertadora, que aún le depara retos y dificultades, parte hacia la Nueva Granada y deja a cargo de la presidencia a Santander mientras que Francisco Antonio Zea fue designado vicepresidente encargado y presidente del Congreso.
Han pasado tan solo poco más de tres años y el joven veinteañero, se adentra a sus treinta como el líder indiscutible de la gesta independentista al norte de Suramérica, su vocación republicana le permite admitir ciertos reconocimientos y halagos, aunque al título de libertador antepondrá el de ciudadano, y contendrá a los aduladores a la hora de tentarle a tomar para si todo el poder, prefiere a sus consejeros y oficiales, cuya mayor lealtad no consiste en obedecerle sino en alertarle y contrariarle de ser necesario.

@COPYLEFT / TODOS LOS ERRORES RESERVADOS

#LaVozDeGuaicaipuro

Share this:

 
Copyright © La Voz de Guaicaipuro 102.9 FM. Designed by OddThemes